Inmaculada

TALLA EN MADERA POLICROMADA Y ESTOFADA

[160 x 60 x 53 cm.]

Iglesia Parroquial de San Antolín. Murcia

1782


La imagen, triunfante sobre una nube, de manos recogidas, con la sensación de movimiento interno, subrayado por la envoltura de la capa sobre el hábito, es la última obra de esta advocación mariana, tantas veces interpretada por Francisco Salzillo. Encargada por el gremio de carniceros para una hornacina de la entrada de la antigua carnicería fue realizada en 1782. Después, en 1893, fue trasladada a la capilla del Pilar. En la actualidad se venera en la iglesia parroquial de San Antolín.

La Inmaculada, en mal estado de conservación debido a su emplazamiento a la intemperie durante tantos años ilustra los últimos modelos realizados en el taller del maestro unaño antes de su muerte.

(extracto del libro imágenes de culto)

   Ir a la página principal (Semana Santa según Salzillo)